Culturas

¿Qué es, en realidad, un edificio? ¿Una serie de piezas de materiales y tamaños variables, combinadas para cumplir una función o satisfacer una necesidad –de una manera ingeniosa, calculada y rentable–? ¿O, simplemente, la suma de todos los involucrados –desde el arquitecto y los trabajadores manuales individuales a los que se mudan a esta superficie para habitarla– lo que constituye el edificio en sí? Nosotros queremos creer que es así. Cada proyecto tiene su propia expresión, su simbolismo, sus leyes –fuerzas culturales que se extienden mucho más allá de la mesa de dibujo–. Lo llamamos, simplemente, las culturas de Fellert.